Benidorm

Benidorm o se ama o se odia y nosotros la amamos con locura.

Es una ciudad de la provincia de Alicante, a orillas del mar mediterráneo, con unas aguas cálidas y templadas y unas playas kilométricas que hacen las delicias de todo tipo de público. Porque lo bueno de Benidorm es que tiene marcha y arte para todos. ¡Seas como seas ¡
Conocida como la Nueva York del Mediterráneo, Benidorm es la ciudad con más rascacielos de España, pero, lo más curioso es que es la ciudad con más rascacielos por habitantes del mundo. ¿No es alucinante? Y, cómo no, la ciudad con más rascacielos por metro cuadrado del mundo tras Nueva York.
La población censada de esta preciosa ciudad –con una luz maravillosa- no supera los 70.000 habitantes, cantidad que se queda lejos de los casi 500.000 que llegan a concentrarse en las épocas de mayor afluencia turística. Pero es que los turistas son siempre bienvenidos y cuidados con mimo en esta ciudad. Todos. Todos encuentran allí lo que van buscando.
La vida nocturna (para mayores y jovencitos, nacionales e internacionales, para heteros y para gays, para aburridos y gente con mucha marcha) es uno de los mayores atractivos junto con las maravillosas playas. Pero es que, además, Benidorm, es la tercera ciudad de España con más plazas hoteleras detrás de Madrid y Barcelona.
Alojarse en Benidorm es una tarea divertida en la que podemos ayudarte. Existe tal cantidad de hoteles y servicios, que seguro que hay alguno, especial y que se encaja mejor a tu tipo de viaje. Nosotros somos especialistas en hoteles y conocemos bien a fondo esta ciudad, que hemos recorrido de punta a punta.
Desde hoteles de toda la vida en primera línea como El Bilbaíno –que hasta los de Bilbao dicen que se comen bien-, hasta complejos como el Bali –con habitaciones miradores en las alturas dignas de gente con poco vértigo- a complejos como el Asia Garden, un lujo al alcance sólo de los bolsillos más selectos. Sin olvidar el RH Corona del Mar, considerado unos de los mejores cuatro estrellas de Benidorm.
Acuarios, actividades de buceo, esnorquel, paseos en bicicletas, parapente, visitas al centro histórico –que merece la pena-, jornadas enteras en alguno de los cuatro parques temáticos de la ciudad, visita al zoológico o espectáculos nocturnos muy especiales.
Benidorm tiene algo para todos, pero sobre todo tiene una población que se vuelca en los turistas y un tiempo maravilloso –con una temperatura muy estable –que ayuda a humor fabuloso y que mantiene, como no, el arte a tope.
Turismo de familia pero también mucho folclore y mucha farándula hacen de Benidorm la mezcla perfecta para que, el simple hecho de sentarte en una terraza, da igual que en Poniente o en Levante, con una caña, sea un plan perfecto para pasar una tarde. Mirar, mirar y mirar todo lo que se mueve, los looks y estilismos imposibles o bien meternos en las conversaciones de la mesa de al lado es una de las cosas que más me gusta hacer en Benidorm ya que, lo más probable, es que termines compartiendo mesa y mantel al cabo de media hora. I love Benidorm.

Reserva ya tu hotel en nuestro buscador de hoteles.