Peñíscola

LA CIUDAD EN EL MAR

En Peñíscola hay grandes hoteles con spa y vista al mar para disfrutar con tu bono de hotel.

La ciudad de Peñíscola, al Norte de la Comunidad Valenciana, se encuentra en un punto privilegiado del Mediterráneo. Los 79 km2 de extensión del municipio, 17 de los cuales discurren paralelos al litoral, se reparten equitativamente entre las superficies forestales y los cálidos cultivos mediterráneos, entre los que no faltan el naranjo, el olivo y el almendro.

La ciudad antigua, coronada por la que fuera morada del Papa Benedicto XIII, un castillo-fortaleza del s. XIV, ocupa un imponente peñón que se alza 64 m sobre el azul del mar; está unido al continente por un cordón de arena que tiempo atrás era barrido por las olas durante los temporales, transformando a la ciudad en una efímera isla.

En contraste con el casco antiguo, se encuentran las nuevas calles y avenidas de la zona turística. Cálidas aguas en verano y otoño, se reparten entre las extensas playas de fina arena al norte de la ciudadela y hermosas calas flanqueadas por abruptos acantilados al sur.
Además del Castillo, que se halla situado en la parte más elevada del tómbolo, destaca todo el Casco Antiguo de la Ciudad, cuyo conjunto de murallas han sido construidas en distintas épocas, configurando su potente imagen de fortaleza inexpugnable.

GASTRONOMIA.
Peñíscola, bañada por el mar y situada en plena tierra fértil, goza de una amplia diversidad gastronómica que la hacen ser única en cuanto a experiencias sensoriales.

La pesca, íntimamente unida al pueblo peñíscolano, ha contribuido a lo largo de los siglos a que Peñíscola desarrolle una infinidad de sabores y aromas ligados con la cocina marinera. El “All i pebre” de rape, el “Suquet” de pescado, los mariscos, los “caragols punxents” (cañadillas) con denominación de origen en Peñíscola, las cigalas o langostinos son sólo algunos ejemplos de la riqueza de nuestra cocina. Pero también es heredera directa de la saludable dieta mediterránea. Alcachofas, espárragos trigueros, cebollas, berenjenas, habas se convierten en el idóneo componente para un exquisito manjar. No hay que olvidar los arroces que, acompañados por los más exquisitos frutos del mar y de la tierra, hacen las delicias del paladar más exigente.

Peñiscola cuenta con numerosas playas, cada una con su particular encanto y su público. Desde calas de no más de 40 metros a playas más amplias y con muchos más servicios ,especialmente utilizadas por familias.

La gama de hoteles con los que podrás disfrutar con tus bonos es amplia y variada. Hoteles y apartamentos para familias y algunos de los clásicos como el Hotel Agora, Spa o el Casablanca. Sin olvidar cadenas especiales como el hotel Papaluna. Déjate llevar por la sensación de relax y tranquilidad que sentirás cuando nuestros establecimientos con SPA & WELLNESS te trasladen a un mundo de bienestar, paz y equilibrio.

Peñíscola cuenta con una gran variedad de centros de belleza, spa, talasoterapia y wellness para cubrir todas sus necesidades. Una bonita forma de hacer turismo y cuidarse.
Con nuestros bonos de hotel podrás sacarle partido a todas las alternativas de ocio que te ofrece Peñiscola.

Reserva ya tu hotel en Peñíscola.

Accede aquí a nuestro buscador de hoteles.